La bicicleta compartida el transporte en china

Los sistemas de bicicletas compartidas, también conocido como sistemas de bicicletas públicas, ponen a disposición de un grupo de usuarios una serie de bicicletas para que sean utilizadas temporalmente como medio de transporte. Normalmente estos sistemas son gestionados por un estamento público y permiten recoger una bicicleta y devolverla en un punto diferente, para que el usuario sólo necesite tener la bicicleta en su posesión durante el desplazamiento.

Las bicicletas compartidas están equipadas con un GPS y es fácil encontrarlas utilizando una app que se descarga en un teléfono móvil. Un usuario puede tomar la bicicleta más cercana y dejarla donde sea más conveniente. Esto elimina las preocupaciones para encontrar una estación base camino al metro o a la parada de autobús más cercana, lo que soluciona el llamado problema del “último kilómetro” de las brechas entre diferentes modos de transporte. Con este sistema no se necesitan candados, cerrajeros, ni llaves que tal.

Inversión masiva en el sector

A lo largo de los últimos tres años se ha producido una inversión masiva en el sector. Han surgido 40 nuevas empresas en China y las dos mayores tienen actualmente la capacidad de servir a 30 millones de usuarios al día. Como consecuencia, ha aumentado la demanda de apartamentos situados entre media milla y dos millas de distancia de las estaciones de metro. El gobierno espera que así aumente el uso del transporte público. O no: según las estadísticas recopiladas por una empresa local de bicicletas, en un día de otoño despejado y soleado el año pasado más personas utilizaron la bicicleta que el metro en Pekín.

Inconvenientes que ha traído la bicicleta compartida

La entrada explosiva de empresas nuevas en un mercado regulado también ha producido un exceso de bicicletas. Con el bajo costo de los alquileres, algunas empresas han quebrado. La rápida expansión ha dejado montones de bicicletas abandonadas cerca de las estaciones de metro, en las aceras y en otros lugares públicos, provocando molestias a los peatones y a los propietarios de negocios. Y la facilidad de alquilar una bicicleta -disponible para cualquiera que tenga un smartphone o una cuenta bancaria- ha propiciado su uso por parte de menores y, desafortunadamente, varios accidentes mortales.

Necesidad de regulación y planificación del gobierno

Todos estos problemas señalan la necesidad de una regulación y planificación del gobierno cuando las empresas de bicicletas compartidas lleguen al mercado de América Latina. Esto podría incluir procesos de licitación , con el fin de asegurar que las empresas tengan un modelo comercial viable; lugares de aparcamiento para las bicicletas compartidas en torno a las principales estaciones de metro y autobús; y el requisito de que los usuarios de las bicicletas presenten un documento de identificación nacional para impedir que las utilicen los menores.

El auge de las bicicletas compartidas en China ha desencadenado un auge en el uso de la bicicleta,  impulsando inversiones explosivas y han contribuido a disminuir la contaminación del aire pero con  costos sociales y económicos.


  • …Que es ATLANTA BIKES…

    Somos unos apasionados del deporte, en concreto de las bicis y nos encanta hablar de las bicicletas de su mundo y de como este deporte cada día cobra mas protagonismo en especial en las ciudades, donde cada vez se ven mas carriles bici. Si quieres mas información escríbeme a: paco@atlantabike2.org o suscríbete a nuestra newsletter.
  • Las bicis en las ciudades

  • ¿Quiere mas?

  • Entradas recientes

  • Archivos

  • Categorías